Viajes

Hiroshima y Miyajima en un día

Pin
Send
Share
Send


Día 8 : KYOTO - OKAYAMA - HIROSHIMA - MIYAJIMA


En el trayecto del hotel en Kyoto hasta Estación de Kyoto, podemos ver que la vida en Japón empieza bastante antes que lo hace en España.
Aquí bares, restaurantes y cafeterías ya están abiertos y hay mucha gente por la calle… Está claro que no somos los únicos que hemos madrugado!
Llegamos 15 minutos antes de que salga el tren a la Estación de Kyoto y nos despedimos de Kyoto, una ciudad que nos ha mostrado lo mejor de ella en los días que hemos pasado en Kyoto.
Si solo dispones de un día, una buena opción para conocer mejor la historia de Hiroshima y visitar la isla de Miyajima es reservar este tour con guía en español.
Enseñamos de nuevo nuestro JRP de 14 días y pasamos directamente al andén número 9, desde donde sale nuestro tren JR Kyoto Line Rapid.

Estación de Kyoto antes de irnos a Hiroshima y Miyajima

La Estación de Kyoto es un buen sitio donde ver a la gente bajarse de los trenes que llegan y correr como posesos por las escaleras. Con la puntualidad no se juega y en Japón esto es tan cierto, que para ellos un minuto significa perder un tren.
Nuestro tren de Kyoto a Shin Osaka llega puntual y a tope de gente, así que como no tenemos asiento, toca ir de pie aprovechando el tiempo para revisar el planning del día de hoy que se presenta muy completo.
En 30 minutos clavados, el tren nos deja en el andén número 17 de Shin Osaka.
Aquí tenemos 11 minutos para cambiar al andén 22, que es desde donde sale el que será nuestro primer shinkansen del viaje a Japón, en esta ocasión con destino Okayama, donde pararemos antes de ir a Hiroshima y Miyajima , ciudad conocida por tener uno de los jardines más impresionantes de Japón.
En las taquillas para pasar a los andenes desde donde salen los shinkansen no sirven los tickets de las reservas que tenemos del día que los sacamos en Kyoto , sino que tenemos que volver a enseñar los JRP de 14 días por las taquillas laterales y desde ahí ya pasamos directamente al recinto de los andenes.
Nuestro shinkansen llega unos minutos antes de la hora de salida y pasamos directamente a los asientos que tenemos reservados y que están perfectamente señalizados tanto en el andén como en los vagones.

Shinkansen de Kyoto a Okayama
Interior del Shinkansen de Kyoto a Okayama

Con el madrugón que nos hemos dado, lo lógico hubiese sido dormirnos nada más sentarnos, pero el paisaje puede más que el madrugón y hacemos el trayecto de shin osaka a Okayama pegados a la ventanilla.
Llegamos a las 7.41 de la mañana a Okayama y nada más salir de la estación, cruzamos la carretera y vemos la parada del tranvía.

Okayama

La distancia entre la estación de Okayama y el jardín o el castillo no es demasiada, pero nosotros, que hoy tenemos el día bastante apretado, preferimos optar por el tranvía y así ganar esos minutos al reloj para poder intentar hacer todas las visitas de hoy de la manera más relajada.
Cogemos el tranvía que nos lleva hasta la parada del castillo, que es la Shirosita, por 100 yenes por persona.
Aquí en Okayama el día está bastante frío, aunque por el momento no hay signos de lluvia, por lo que estamos contentos y animados con el día que se nos presenta.
El tren de Okayama a Hiroshima sale desde la Estación de Okayama a las 10.11de la mañana, por lo que la visita a los Jardines de Okayama será breve, aunque por lo que hemos leído, suficiente para ver lo más importante.
Nada más bajarnos del tranvía, tenemos que seguir la calle y justo enfrente ya vemos el famoso Castillo de Okayama y justo cruzando el puente tenemos el Jardín Koraku-en de Okayama.

Castillo de Okayama

Decidimos entrar por la puerta South del Jardín Koraku-en de Okayama y así hacer el recorrido más lógico con nuestro tiempo y salir al final por Main Entrance.
Mientras nos dirigimos a la entrada del Jardín Koraku-en de Okayama, sacamos un par de cafés de una máquina expendedora, para acabar de entonar la mañana… aunque una vez que tocamos la lata vemos que son fríos!!

Detalle de un cártel en Okayama

Aquí es donde nos damos cuenta que las etiquetas azules en las máquinas expendedoras indican que las bebidas son frías y que las rojas indican que son calientes!

Máquinas expendedoras de bebidas en Okayama

Así que con nuestro café frío, seguimos hasta llegar a la puerta sur del Jardín Koraku-en de Okayama.

Esperando a entrar en el Jardín Koraku-en, frente al Castillo de Okayama

Y sorpresa! Abren a las 8.30 de la mañana y no a las 8 como indicaba en la guía.
Pero vemos a través de las rejas que ya hay gente en el interior, así que deducimos que en la entrada principal del Jardín Koraku-en de Okayama el horario de entrada es a las 8 de la mañana.
Nos planteamos dar la vuelta, pero sólo quedan 15 minutos hasta que abran, así que preferimos esperar a que abran esta entrada.
Nos toca esperar unos minutos, suerte que la puntualidad japonesa es perfecta y a las 8.30 en punto estamos accediendo al Jardín Koraku-en de Okayama.
Pagamos 400 yenes por persona y nada más poner un pie en el recinto, vemos lo que nos espera.

Jardín Koraku-en en Okayama

Es impresionante! Y eso que pensábamos que en esta época del año quizás no sería lo más adecuado “perder estas horas” visitandolo.
Suerte que a última hora, decidimos que estando tan cerca, sería un pecado no acercarnos como mínimo a dar una vuelta para poder conocerlo y poder opinar si merecía la pena o no la visita en invierno.

Paseando por el Jardín Koraku-en en Okayama

Construído por el señor feudal Ikeda Tsunemasa y finalizado en 1700, el Jardín Koraku-en de Okayama, está considerado como uno de los tres jardines japoneses más bonitos de Japón.

Rincones del Jardín Koraku-en en Okayama

La impresión inicial puede resultar un tanto decepcionante, ya que está cubierto, prácticamente en su totalidad por hierba, sin embargo, la multitud de estanques y estructuras que se nos aparecen, de forma salteada, superan esta primera impresión con creces.

Paseando por el Jardín Koraku-en con el Castillo de Okayama de fondo
Jardín Koraku-en en Okayama

Estando aquí entendemos porque dicen que el Jardín Koraku-en de Okayama es uno de los tres mejores jardines de Japón.

Jardín Koraku-en en Okayama
Jardín Koraku-en en Okayama

Aunque no sea la mejor época, os aconsejamos que hagáis una parada en el Jardín Koraku-en de Okayama si vais de Kyoto a Hiroshima.

Disfrutando del Jardín Koraku-en en Okayama

No se tarda demasiado tiempo en recorrer, más o menos una hora y es totalmente gratificante.

Jardín Koraku-en en Okayama

Nos cruzamos con bastantes japoneses con cámaras profesionales y objetivos a la caza de pájaros… algo que vemos en los cárteles del Jardín Koraku-en de Okayama es algo muy habitual.

”Cámarotes” en el Jardín Koraku-en en Okayama

Sobre las 9.30 de la mañana salimos por Main Gate, camino de vuelta a la estación JR Okayama, para coger el siguiente shinkansen del día, que nos llevará desde Okayama a Hiroshima.

Main Gate del Jardín Koraku-en en Okayama

Volvemos a coger el tranvía por 100 yenes por persona, aunque el trayecto es de 1 kilómetro y medio más o menos, pero al final no hemos dejado las mochilas en las taquillas de la estación y preferimos no cansarnos mucho ;).

Vistas de Okayama saliendo del Jardín Koraku-en
Detalle de los árboles que podemos ver en las casas japonesas…
Vías del tranvía de Okayama
Tranvía de Okayama

Llegamos 15 minutos antes de que salga nuestro shinkansen a la estación y después de enseñar de nuevo los JR, pasamos directamente al andén 22 desde donde sale el Sakura 549 a las 10.11h de la mañana con llegada a Hiroshima a las 10.50h de la mañana.
En las estaciones ya veréis los carteles que indican «Shinkansen» y hay que seguir las flechas para llegar a los andenes desde los que salen estos trenes, ya que no son los mismos desde los que salen los trenes convencionales.

Estación de tren de Okayama

En los paneles de los andenes ya pone los vagones que van sin reserva y son en los que puedes ir si no has reservado asiento.
La verdad es que una vez que has hecho un par de trayectos es un procedimiento muy sencillo, pero de primeras parece imposible adivinar cómo ir de un sitio a otro o al menos a nosotros nos pareció difícil!
Aunque como todo, con la práctica todo se aprende.
El tren de Okayama a Hiroshima sale en hora como siempre y llegamos a Hiroshima a las 10.50h de la mañana. Con estos horario y esta puntualidad, es posible visitar Okayama, Hiroshima y Miyajima en un día.
Esta vez no queremos cargar con las mochilas, así que nada más salir buscamos las taquillas y pagamos 400 yenes por una, donde caben las dos.

Taquillas en la estación de Hiroshima.

Como no podía ser de otra manera, ahí estoy yo para “meter la gamba”, así que después de poner el dinero y meter las mochilas vuelvo a abrir la taquilla para probar si se abre y cierra correctamente y ahí mi error!! La taquilla no se vuelve a cerrar y pide que pongamos el dinero otra vez…
Se lo explicamos a la chica que hay en la taquilla y parece no entendernos demasiado, así que llama por el walkie-talkie y en menos de dos minutos viene la encargada de la zona.
La chica al final nos entiende y muerta de risa por lo que nos ha pasado, saca el dinero y vuelve a ponerlo, devolviendonos la llave de la taquilla.
Así que ya sabéis, en las taquillas de las estaciones, jamás volváis a abrirlas… porque ya no os dejará volver a cerrarlas!!
En la misma zona de las taquillas tenemos una máquina de cambio donde aprovechamos para cambiar algunas monedas de 500 yenes por monedas de 100 yenes para llevar más cambio por cualquier imprevisto.
Salimos por la puerta sur de la Estación de Hiroshima y cogemos el tranvía número 6 (también va el número 2) que tenemos justo enfrente, hasta la Cúpula de la Bomba por 150 yenes por persona.

Indicaciones de los lugares de interés en la Estación de Hiroshima.

El tranvía nos deja justo enfrente de esta imagen que todos conocemos y vemos la primera prueba de lo que aquí sucedió.

Primera visión que tenemos de la Cúpula de la Bomba en Hiroshima.

La Cúpula de la Bomba es el símbolo de la destrucción inflingida en Hiroshima.

Cúpula de la Bomba en Hiroshima.

Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en diciembre de 1996, el edificio era el Salón de Promoción Industrial hasta que la bomba estalló casi sobre él.

Blanco y Negro. Cúpula de la Bomba en Hiroshima.

Sus ruinas apuntaladas, iluminadas al caer la noche, permaneces como un eterno recordatorio de la tragedia.
Estando delante de la Cúpula de la Bomba, nos invade una sensación de frío y estremecimiento, pero sobre todo de silencio.
Como un lugar en una burbuja, donde alrededor sigue la vida pero dentro se ha parado.
Es difícil de explicar, pero sin lugar a dudas es otro de esos lugares que desprenden una energía que invaden todo lo que lo rodea.
Desde la Cúpula de la Bomba hay que cruzar el camino y se entra directamente en el Parque Conmemorativo de la Paz, salpicado de monumentos alusivos, como es el cenotafio con los nombres de todas las víctimas conocidas de la bomba y la Llama de la Paz, que sólo se extinguirá cuando la última arma nuclear del planeta haya sido destruida.

Parque Conmemorativo de la Paz
Parque Conmemorativo de la Paz
Llama de la Paz, donde se puede ver, como en el interior, “encaja” perfectamente la Cúpula de la Bomba…

Después de un breve paseo por la zona, vamos hacia el Monumento de la Paz de los Niños, inspirado por la víctima de leucemia Sadako Sasaki.

Monumento de la Paz de los Niños
Monumento de la Paz de los Niños

Cuando Sadako enfermó de leucemia a los 10 años decidió hacer 1000 grullas de papel, antigua costumbre japonesa según la cual se cree que los deseos de una persona se hacen realidad.
La grulla es símbolo de longevidad y felicidad en Japón y ella estaba convencida que se recuperaría si cumplía su objetivo. Falleció antes de alcanzarlo, pero sus compañeros de clase acabaron el resto.
La historia llevó a todo el país a hacer grullas de papel, hábito aún vigente.
Una buena opción para conocer la trágica historia de esta ciudad es reservar este tour privado con guía en español.

Detalles del Monumento de la Paz de los Niños

Lugar sobrecogedor sin duda alguna.
Con el alma encogida, nos dirigimos al Museo Conmemorativo de la Paz, la que será la última visita de hoy en Hiroshima.

Parque Conmemorativo de la Paz en Hiroshima.
Entrada al Museo Conmemorativo de la Paz

El Museo Conmemorativo de la Paz narra lo ocurrido antes, durante y después de la bomba de Hiroshima del 6 de agosto de 1945.

Detalles sobrecogedores en el Museo Conmemorativo de la Paz

El lugar más amargo del viaje a Japón pero sin duda, un lugar que hay que conocer y una experiencia que hay que vivir.

Museo Conmemorativo de la Paz

Es difícil explicar las sensaciones que hemos vivido. Nos resulta hasta un poco “indecente” poner fotos de las cosas que vimos y vivimos, pero entendemos que quizás, sea lo más adecuado, ya que en estos momentos, lo único que sobran son las palabras.

Intentamos que esta sensación “agridulce” que tenemos en este momento no nos condicione lo que nos queda del día y pese a que es difícil empezamos a hablar del siguiente destino del día y del sitio donde queremos ir a comer. Hoy es un día más que completo, Hiroshima y Miyajima en un día.

Restaurante “español” en Hiroshima

Vamos directos al conocido Nagataya, donde dicen que hacen unos de los mejores Okonomiyaki de Hiroshima, pero está hasta los topes e incluso fuera hacen cola.
Valoramos la situación y siendo ya casi son las dos de la tarde, decidimos que lo mejor es volver a coger el tranvía y irnos a la zona de la estación, comer algo rápido y aprovechar el tiempo, saliendo de Hiroshima a Miyajima lo más pronto posible.
Hoy es un día completo de visitas y aún nos quedan muchas cosas que vivir.

De Hiroshima a Miyashima

Apuramos la hora de la comida y llegamos a tiempo de coger el tren de Hiroshima a Miyajima de las 14.30h de la tarde, que sale desde el andén número 1 y llega a Miyajimaguchi 26 minutos más tarde.
Una de las cosas que os remarcamos es que la estación en la que tenéis que parar con el tren de Hiroshima a Miyajima es la estación de Miyajimaguchi.
A veces los nombres no son tan intuitivos como pensamos y esto nos puede llevar a equivocarnos de estación y tener que perder un tiempo imprescindible, al menos para nosotros, que especialmente hoy, no nos sobra precisamente.
El tren de Hiroshima a Miyajima es local, así que no tenemos reserva y va bastante lleno, por lo que nos toca hacer el trayecto de casi media hora de pie, cerca de una de las puertas, sin perdernos ni por un minuto el paisaje que nos rodea.
Con el “traqueteo” seguro que bajamos la comida, que no nos irá nada mal en esta ocasión que nos hemos decantado por “fast-food”.
Llegamos a la estación de Miyajimaguchi pocos minutos antes de las 15 de la tarde y lo primero que hacemos es ir hacia el Ferry, que entra con el JR, para que nos lleve a Miyajima que es la última parada del día y el lugar donde nos alojaremos esta noche.
Salimos de la estación, cruzamos la calle y a través de un paso subterráneo que cruza la calle principal, llegamos a la zona de los Ferry a Miyajima.

Camino del Ferry de Miyajima
Horarios del Ferry a Miyajima

Justo cuando llegamos está a punto de salir uno, así que nos ponemos en la cola y empezamos los 10 minutos que nos llevan directos a otra de las “guindas”: Miyajima!

Ferry a Miyajima
Ferry a Miyajima

Mientras nos acercamos a Miyajima vemos como nos vamos acercando a una de las imágenes más famosas de Japón y volvemos a sentirnos profundamente agradecidos de poder hacer lo que realmente nos gusta.

Vistas de Miyajima desde el Ferry
Miyajima desde el Ferry
Detalles del Tori de Miyajima desde el Ferry

Nuestro ryokan en Miyajima, el Ryoso Kawaguchi, está a 5 minutos de la parada del ferry, así que lo primero que hacemos es dirigirnos hacia allí, aunque estemos deseando recorrer Miyajima en este momento.

Ferry de Miyajima

Desde que decidimos hacer este viaje a Japón teníamos muy claro que al menos una noche queríamos alojarnos en un ryokan y qué mejor lugar para hacerlo que en Miyajima?
Así que al final, contando con que hicimos la reserva con mucho tiempo y que con el cambio actual los precios no eran demasiado desorbitados, nos decidimos por uno de los más conocidos de Miyajima.

Ryokan en Miyajima

En cuanto entramos en el Ryoso Kawaguchi, nos explican todo el procedimiento del ryokan de la mejor manera que hemos visto nunca. Esto sí que es atención al cliente.
Nuestra habitación es espectacular y el onsen del ryokan increíble.

Nuestra habitación en el Ryokan en Miyajima
Detalles de la habitación en el Ryokan en Miyajima

Visto lo visto ha merecido la pena sin lugar a dudas haber optado por alojarnos en un ryokan en Miyajima.
Pero sabiendo que tendremos la noche para disfrutar del ryokan en Miyajima, salimos, cuando son poco más de las 16 de la tarde, a dar una vuelta por Miyajima.

Una de las imágenes más conocidas de Miyajima, saliendo de nuestro ryokan…

Roger lo primero que hace es comprar un par de ostras por 400 yenes, que degusta sin tan siquiera sentarse.

Puesto de ostras en Miyajima
Ostras en Miyajima
Calles de Miyajima

El tiempo se nos pasa volando recorriendo las calles de Miyajima, así que controlando que a las 5 de la tarde empieza a atardecer, nos vamos hacia la zona del Santuario Itsukushima donde cuando llegamos, a los pocos minutos empieza a chispear.

Miyajima
Miyajima

Así que viendo el panorama y estando en la puerta del Santuario Itsukushima pagamos 300 yenes cada uno para poder entrar y así hacer la visita y poder resguardarnos de la lluvia.

Santuario Itsukushima

El Santuario Itsukushima que da a la isla su auténtico nombre data del s.VI. Su construcción en forma de embarcadero es consecuencia del carácter sagrado de la isla: los plebeyos no tenían permitido pisarla y debían acceder al santuario en barco, entrando a través de la torii flotante.

Santuario Itsukushima
Santuario Itsukushima
Detalles del Santuario Itsukushima

A un lado del santuario hay un escenario flotante de nö, construido por un señor Móri.

Detalles del Santuario Itsukushima

Pasan menos de 5 minutos y vemos que lo que antes era una fina lluvia, se ha convertido en pequeños copos de nieve. Nos miramos y una sonrisa se dibuja en nuestras caras.

Miyajima

No sólo estamos en Miyajima, si no que con un poco de suerte, las previsiones del tiempo que vimos esta mañana y con las que no queríamos hacernos demasiadas ilusiones, quizás se cumplan y podamos disfrutar de Miyajima nevado!

Detalles del Santuario Itsukushima

Con esta sonrisa recorremos el Santuario Itsukushima con la tranquilidad que nos da saber que mañana tenemos parte de la mañana para poder volver a visitarlo.

Vistas desde el Santuario Itsukushima
Santuario Itsukushima

Esta es una de las cosas por las que también decidimos coger un ryokan en Miyajima, para poder disfrutar de la tarde en la que llegamos con total tranquilidad, sabiendo que al día siguiente por la mañana, podríamos volver a disfrutar del lugar.
Pasan unos 30 minutos y mientras seguimos disfrutando del Santuario Itsukushima, vemos que para de nevar y aprovechamos para salir y hacer la sesión de fotos del día…
No podemos evitar volver a decir que hemos acertado de lleno quedándonos una noche aquí. Primero por la magia de Miyajima y después por la posibilidad de alojarnos en un ryokan.
Sin duda esta va a ser una experiencia que nunca olvidaremos.
El poder disfrutar del Santuario Itsukushima y alrededores cuando cae la noche, es simplemente increíble.

Mejor que las palabras… las imágenes…

Alrededores del Santuario Itsukushima
Cae la noche en el Santuario Itsukushima

Cuando ya son las 7 de la tarde vamos a cenar a un local al lado de nuestro ryokan en Miyajima, recomendado por la dueña del Ryoso Kawaguchi.
Nada más llegar vemos que no es para nada un local en

Pin
Send
Share
Send